En estos días ha habido una proliferación de leyes y proyectos de ley que armarían a los maestros y los entrenarían para poder disparar